1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Síguenos

FacebookTwitterYoutubeGoogle

Greensboro busca ser un modelo en diversidad

Presentan reporte sobre los problemas que viven los inmigrantes y las propuestas para resolverlos

prosperandoenla2Greensboro.- Un reporte acerca de los principales problemas que enfrentan los inmigrantes y refugiados de Greensboro con sugerencias de soluciones fue entregado el jueves pasado por la mañana a las autoridades locales.

El documento de cincuenta páginas titulado “Prosperando en diversidad: Haciendo Greensboro el hogar para sus inmigrantes recién llegados”, fue producido tras una serie de 16 diálogos en distintas comunidades y con la participación de más de 200 personas de 23 distintos países.

En la juntas, las mismas personas hablaron sobre los problemas que viven día a día, incluyendo dificultades para comunicarse por el idioma, falta de información sobre los servicios públicos disponibles y un sistema de transporte público ineficaz. También ofrecieron soluciones para resolver los distintos conflictos.

“Lo que da importancia a este reporte es que fue liderado por la misma comunidad en estas pequeñas reuniones por toda la ciudad”, dijo a Qué Pasa Dan Rearick, director ejecutivo de la organización Uniting NC. “Greensboro va un poco más lejos que otras ciudades como Raleigh y Charlotte porque con este reporte ya tienen un modelo a seguir”.

Esther Idassi, originaria de Tanzania y miembro del comité “Welcoming Greensboro” que estuvo a cargo de preparar el estudio, dijo durante la presentación del reporte que debe hacerse un esfuerzo para lograr un ambiente más inclusivo para todas las personas que viven en la ciudad.

“Sabemos que las comunidades inmigrantes hacen grandes contribuciones y tienen grandes ideas para hacer a Greensboro mejor”, comentó Idassi y pidió que se les dé apoyo para que puedan desarrollarse al máximo, asegurándose que todas las oficinas de la ciudad tenga acceso a servicio de intérpretes en los distintos idiomas que hablan los refugiados e inmigrantes.

Idassi también , pidió cambios en las rutas del transporte público para asegurarse que los padres de familia puedan ir a las escuelas fácilmente para apoyar a sus hijos en la educación.

El mexicano Raúl García González vive en la comunidad Oakwood Forest, ubicada a seis millas al norte del centro de Greensboro, y también pidió por mejorías en el la red de autobuses.

“Mi comunidad es de 2,500 a 3,000 habitantes y en general somos latinos, afroamericanos o vietnamitas”, explicó García. “Al no tener licencias (de conducir) muchas personas dependen de otros”.
Oakwood Forest fue una de las comunidades que participó para realizar el reporte, por lo que García aprovechó para enviar una invitación a los miembros del Concejo de la ciudad para que los visiten y aprendan sobre la vida que llevan.

El guatemalteco José Oliva habló sobre las faltas de oportunidades de muchos jóvenes inmigrantes para continuar sus estudios una vez que finalizan la educación básica.

Aunque él se graduó de high school el año pasado y obtuvo una beca para estudiar en Guilford College, Oliva señaló que muchos de sus compañeros se quedaron sin la misma suerte.

“En mi clase, mínimo fueron unos cincuenta, gente de todo el mundo que se está graduando y no van a la universidad”, relató Oliva. “Soy afortunado que alguien me dio el empujón”.

Si las autoridades no se ponen a trabajar más de cerca con las escuelas para asegurarse que los estudiantes continúen estudiando, Oliva cree que en el futuro vendrán más problemas.

“La población está cambiando. Va a llegar un momento que van a requerir trabajos nuevos y a la ciudad le va a ir peor si no hay gente capacitada en todas las áreas”, dijo el guatemalteco.

prosperandoenlaBeth McKee-Huger, directora ejecutiva de la Coalición de Vivienda de Greensboro, dijo estar satisfecha con las recomendaciones del reporte, aunque señaló algunas dificultades para hacerlas realidad.

Por ejemplo, de acuerdo con Huger, la comunidad Oakwood Forest queda fuera de los límites de la ciudad, por lo que Greensboro Transit Authority no tiene la responsabilidad de llegar hasta ese punto.

No obstante, Huger dijo que el Concejo de la Ciudad sí tiene control en otros asuntos, como la vigilancia para que se respeten las condiciones de vivienda, la representación en comisiones, que las oficinas de la ciudad acepten la identificación de FaithAction y entrenamientos culturales para los empleados de la ciudad.

“Parece haber una disposición de considerar estas recomendaciones, que podría ser un ejemplo para que otras autoridades hicieran cambios similares”, dijo Huger.

La entrega del reporte fue en seguimiento a la aprobación unánime  por parte del Concejo de la Ciudad el pasado 14 de abril, que declaraba a Greensboro una ciudad acogedora para las poblaciones de inmigrantes y refugiados.

Love Crossling, directora del Departamento de Relaciones Humanas de Greensboro, recibió el reporte y dijo que lo remitirá al recién formado Comité Asesor Internacional, el cual se encargará de su revisión en su próxima reunión.

El reporte

Durante el otoño del 2013 y primavera del 2014, el comité “Welcoming Greensboro” y la organización American Friends Service Committee realizaron 16 juntas comunitarias en Greensboro con más de 200 personas inmigrantes de 23 distintos países.

El resultado es un reporte de cincuenta páginas que engloba los principales retos como las barreras por el lenguaje, una falta de acceso a servicios, un mal sistema de tranporte público y poca sensibilidad cultural por parte de las autoridades, así como poca representación en la toma de decisiones y políticas que afectan a estas comunidades.

También, el documento ofrece una serie de sugerencias para vencer los distintos retos, formuladas también por los mismos inmigrantes y refugiados que participaron en los diálogos.

Para mejorar el acceso a la información por las barreras del lenguaje, el reporte sugiere medidas como que todos los departamentos de la ciudad tengan a su disposición un servicio de intérpretes profesional en todos los idiomas que se hablan en la ciudad, así como dar clases de idioma y otorgar incentivos a los empleados que sean bilingües.

Otro problema que se trató fue la falta de acceso a servicios, una dificultad que se repitió en las distintas reuniones comunitarias. El reporte recomienda una variedad de esfuerzos como continuar el programa de indentificaciones de FaithAction International House y que el mismo sea reconocido en todas las oficinas de la ciudad.

Además, se sugiere la creación de una oficina centralizada de servicios para que los inmigrantes puedan visitar y realizar distintos trámites.

Para resolver el problema de transporte, el comité “Welcoming Greensboro” recomienda que las rutas lleguen a las áreas pobladas por los refugiados e inmigrantes, así como escuelas y otros sitios importantes en horarios que sean convenientes.

El reporte también pide educar a los empleados de la ciudad y celebrar la diversidad cultural para combatir la discriminación. Los inmigrantes podrían dar entrenamientos sobre sus culturas a empleados de la ciudad, maestros de las escuelas y servidores públicos, así como enseñar a los inmigrantes recién llegados sobre las leyes y costumbres de Estados Unidos.

Finalmente, el reporte sugiere adoptar leyes y políticas públicas que sean amigables para la comunidad inmigrante, incluyendo  la policía, aprobando resoluciones que apoyen otorgar licencias de conducir a indocumentados y acceso a la educación.

También se pide darle una voz más fuerte a la comunidad inmigrante, abriéndoles las puertas en distintas comisiones de la ciudad, apoyando el Comité Asesor Internacional y dándole a la comunidad un poder de decisión. 

POR UNA VIDA MEJOR 2013

 

NOTICIERO QUE PASA EMISION # 14