Se encuentra usted aquí

Incentivan a trabajadores del campo a hacerse contar

Dunn.- El Ministerio Episcopal para los Trabajadores del Campo está intentando que cientos de inmigrantes que trabajan en el sector agrícola puedan llenar el formulario del Censo 2020 y con por lo tanto ser visible para los próximos 10 años.

Lariza Garzón, directora ejecutiva del Ministerio Episcopal para los Trabajadores del Campo, dijo que a pesar de la pandemia del coronavirus (Covid19) el programa de alcance comunitario en los campos continúa con la entrega de comida, productos de higiene y limpieza e información importante como la del Censo.

“Desde la pandemia se les ha incentivado preguntar a su granjero si ya llenó el censo, pero también ellos tienen opción de llamar directamente y decir cuántas personas viven en ese campo”.

Más difícil en medio de la pandemia

En entrevista para Qué Pasa, dijo que cada año se da servicio a 60 campos, donde laboran cientos de trabajadores agrícolas.

Garzón  indicó que antes de la pandemia tenían un programa de alcance comunitario en los campos con el fin de llevar algunas donaciones de comida o productos de limpieza.

“El objetivo principal era incentivar que los trabajadores se involucren con nosotros, con nuestros programas, así como llevar información acerca de sus derechos, servicios y recursos que estaban a su disposición y acompañarlos un poco porque están aislados”.

Garzón comentó que tras la pandemia solo se llevan las donaciones, con apoyo de compañeros de otras organizaciones para amplificar la capacidad de ayuda y la información a los campos porque es importante que ellos sepan cómo usar las mascarillas que se les dan, qué hacer si se enferman, cómo llenar el censo, cómo contactar al abogado o al consulado.

“Antes se acompañaba a los trabajadores del campo, ahora sólo se les llevan las donaciones y la información”.

Sin embargo, comentó que ha sido un poco difícil el programa en el sentido que antes llevaban las donaciones de comida apoyados con donaciones de bancos de comida, pero ahora han tenido que gastar miles de dólares en comida porque es grande la demanda.

El programa de entrega de comida aumentó de entre 70 a 120 familias que se atendían una vez al mes a 250 cada dos semanas. ¨”Mientras esperan su turno se les entrega materiales de información y del censo y se les incentiva a que llamen para llenar el formulario en lo que esperan su turno”.

Los sábados que no se da la comida a esas familias, ofrecen las donaciones a personas vulnerables, que están enfermas, que no tienen carro y se llevan a los campos.

La directiva precisó que por la pandemia se suspendieron varios programas pero siguen trabajando en servicios de inmigración, salud mental, respuesta a desastres y distribución de comida, productos de higiene y limpieza.

“Cuando hacemos esa distribución de esas donaciones aprovechamos para entregar información del Censo”.

Un cartel en la línea de camino de los autos, incentiva a las familias a llenar al Censo mientras esperan ser atendidas.

La organización sigue trabajando para motivar a la comunidad llenar el Censo 2020, a través de su programa de llamadas, mensajes de texto, redes sociales y material impreso.

Tags