Se encuentra usted aquí

El exitoso, pero no tanto, año de la industria automovilística

Los fabricantes de automóviles han tenido otro año de fuertes ventas en Estados Unidos y afirmaran el pasado jueves que no veían motivo de preocupación en los próximos meses.

Pero una mirada más cercana muestra signos de tensión emergente en varios frentes.

Las ventas anuales alcanzaron 17.3 millones de autos nuevos y camiones ligeros el año pasado, un aumento del 0.6 por ciento en comparación con 2017. Fue el cuarto año consecutivo en que la cifra superó los 17 millones.

Pero el aumento del año pasado fue impulsado por ventas mayoristas a flotas de alquiler, gubernamentales y corporativas.

Las ventas a consumidores individuales, consideradas como una medida más precisa de la demanda, se mantuvieron estables.

Al mismo tiempo, los acuerdos de préstamos con bajos intereses para autos han comenzado a desaparecer.

Un factor muy interesante es que las ventas de Tesla se triplicaron en 2018, y sin ese aumento, la industria en general habría reportado una disminución en las ventas.

General Motors, Ford y Toyota reportaron menores ventas por tercer año consecutivo.

La mayoría de los fabricantes de automóviles registraron ganancias a principios de 2018, con ventas que se debilitaron notablemente a fines de año. G.M. reportó una disminución de 1.6 por ciento para todo el año, pero su declive interanual estimado para diciembre fue de 3.7 por ciento. Las ventas de Ford cayeron un 9 por ciento en diciembre.

Los fabricantes de automóviles enfrentan otros desafíos potenciales, especialmente la guerra de tarifas con China, una vez que menor gasto de los consumidores en China podría perjudicar a G.M., Ford, Toyota y otros fabricantes de automóviles que dependen de ese país para impulsar el crecimiento global, en un país que obtienen ganancias considerables. Ford es especialmente vulnerable porque ha estado perdiendo dinero en China y está intentando reorganizar sus operaciones en esto país.

De todas maneras, Ford y General Motors se están preparando para tiempos más difíciles. Ambas compañías están recortando empleos y costos en América del Norte. A principios de 2018, Ford anunció un plan para reorganizar su fuerza laboral asalariada mundial de 70,000 empleados con el objetivo de tener un personal más reducido para el segundo trimestre de 2019. Se espera que la medida elimine varios miles de empleos.