Se encuentra usted aquí

Cohen: “Hay quienes no quieren vacunarse”

Raleigh.- Mientras algunas personas quieren ser las primeras en ser vacunadas contra el COVID-19, hay otras que dudan con legítima razón. Además, muchas de las personas que no quieren vacunarse son hispanas y afroamericanas. Así lo indicó la secretaria de salud de Carolina del Norte, Mandy Cohen.

“Estamos viendo una mayor tasa de rechazo de la vacuna, particularmente en nuestras comunidades afroamericanas e hispanas”, dijo Cohen.

La funcionaria explicó que han hecho alianzas con líderes comunitarios  con el fin de brindar a las comunidades históricamente marginadas  información “precisa” sobre las vacunas.
Hasta el 11 de enero, 190,195 personas habían recibido la primera dosis, de acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Humanos (NCDHHS) y 28,978 completaron ambas dosis. Un 4% ( un poco más de 7,600) de las personas inmunizadas son de origen hispano.

En concordancia con el plan de vacunación de Carolina del Norte, actualmente se están inmunizando a personas de 75 años y más. Se contempla que en las próximas semanas los trabajadores de supermercados, fábricas y agrícolas tengan acceso a las vacunas.

“Mientras que algunos quieren ser los primeros, otros tienen motivos legítimos para dudarlo. Es comprensible que las comunidades que se han enfrentado a injusticia racial por tanto tiempo en nuestro sistema de salud tal vez se sientan desconfiados de las vacunas”, señaló Cohen.

La secretaria de salud indicó que los proveedores que están vacunando tienen “la responsabilidad de ofrecer un acceso equitativo y de hacer un esfuerzo de vacunar y convencer a las comunidades históricamente marginadas”.

“Nos hemos aliado con líderes de la comunidad para ofrecer la información más precisa (sobre las vacunas)”.

Cohen indicó que la comunidad debe confiar en la efectividad y seguridad de las vacunas de Pfizer y Moderna, las que actualmente están siendo distribuidas en Estados Unidos.

“Estas vacunas se basan en años de estudio para virus similares. Se les hacen pruebas rigurosas de efectividad y seguridad y más de 70 mil personas han sido voluntarias en ensayos clínicos para que estas dos vacunas puedan combatir al COVID-19”, señaló la secretaria de salud, quien además destacó que ponerse la vacuna contra el COVID-19 no genera dicha enfermedad en las personas.

“Tal vez tenga reacciones temporales como dolor  en el brazo, dolor de cabeza y cansancio un día o dos después de ponerse la vacuna”, dijo.

 

Tags