Se encuentra usted aquí

Consejos para evitar bacterias al cocinar cena de Acción de Gracias

Raleigh.- Muchas familias en Carolina del Norte están comenzando los preparativos para la cena de Acción de Gracias. Sin importar qué tipos de platillo estarán en la mesa, siempre es necesario tener en cuenta algunos consejos de manejo de alimentos. De esa forma se evitará que alguna bacteria indeseada arruine la celebración.

Limpiar. Lávese las manos y las superficies con frecuencia.

  • Lávese las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos antes y después de manipular alimentos y después de usar el baño, cambiar pañales y manipular mascotas.
  • Considere usar toallas de papel para limpiar las superficies de la cocina.
  • Enjuague las frutas y verduras frescas con agua corriente del grifo, incluidas aquellas con pieles y cáscaras que no se comen.
  • Separar. Separe las carnes crudas de otros alimentos.
  • Separe la carne cruda, las aves, los mariscos y los huevos de otros alimentos en su carrito de compras, bolsas de supermercado y refrigerador.
  • Use una tabla de cortar para productos frescos y otra para carne cruda, aves y mariscos.
  • Nunca coloque alimentos cocinados en un plato que anteriormente contenía carne cruda, aves, mariscos o huevos a menos que el plato se haya lavado con agua caliente y jabón.

No lave las aves

  • Según la Encuesta de Seguridad Alimentaria de la Administración de Drogas y Alimentos de 2016, el 68 por ciento de los consumidores lavan las aves de corral en el fregadero de la cocina, lo cual no es recomendado por el USDA. La investigación muestra que lavar la carne o las aves de corral puede salpicar las bacterias alrededor de su cocina hasta 3 pies, contaminando encimeras, toallas y otros alimentos. El lavado no elimina las bacterias del ave. Solo cocinar el pavo a la temperatura interna correcta garantizará la muerte de todas las bacterias.

Cocinar. Cocine a la temperatura adecuada.

  • El color y la textura son indicadores poco confiables de seguridad. El uso de un termómetro para alimentos es la única forma de garantizar la seguridad de los productos de carne, pollo, mariscos y huevos para todos los métodos de cocción. Estos alimentos deben cocinarse a una temperatura interna mínima segura para destruir cualquier bacteria dañina.
  • Cocine los huevos hasta que la yema y la clara estén firmes. Solo use recetas en las que los huevos se cocinen o se calienten completamente.
  • Cuando cocine en un horno de microondas, cubra los alimentos, revuelva y gire para una cocción pareja. Si no hay plato giratorio, gire el plato a mano una o dos veces durante la cocción. Siempre permita un tiempo de reposo, que complete la cocción, antes de verificar la temperatura interna con un termómetro para alimentos.
  • Lleve a ebullición las salsas, sopas y salsa al recalentar.
  • ¿Rellenar o no rellenar? Para una seguridad alimentaria óptima, no rellene el pavo. Incluso si el pavo se cocina a la temperatura interna correcta, es posible que el relleno interno no haya alcanzado una temperatura lo suficientemente alta como para matar las bacterias. Es mejor cocinar el relleno en un plato separado.

Frío. Refrigere los alimentos con prontitud.

  • Use un termómetro para electrodomésticos para asegurarse de que la temperatura sea constante de 40 ° F o inferior y que la temperatura del congelador sea de 0 ° F o inferior.
  • Refrigere o congele la carne, las aves, los huevos, los mariscos y otros productos perecederos dentro de las dos horas posteriores a la cocción o compra. Refrigere dentro de una hora si la temperatura exterior es superior a 90 ° F.
  • Nunca descongele alimentos a temperatura ambiente, como en la encimera. Hay tres formas seguras de descongelar alimentos: en el refrigerador, en agua fría y en el microondas. Los alimentos descongelados en agua fría o en el microondas deben cocinarse de inmediato.
  • Siempre marinar los alimentos en el refrigerador.
  • Divida grandes cantidades de sobras en recipientes poco profundos para un enfriamiento más rápido en el refrigerador.