Se encuentra usted aquí

Hispano de Carolina del Norte gana premio al mejor ranchero de EE.UU.

Yadkinville.- El duro trabajo que ha realizado Benigno González desde que emigró a los Estados Unidos, hace 41 años desde su natal Dolores Hidalgo en Guanajuato, México, ha sido recompensado. Hace un par de meses recibió el premio al mejor ranchero hispano del país, un galardón que dice, lo llena de orgullo y lo impulsa a seguir demostrando que los inmigrantes son un aporte.

Benigno de 56 años y su esposa Betina son dueños de Twisted Sweetgum Farms, una empresa familiar de 276 acres localizada en los condados Davie y Yadkin y, desde donde se encargan de la crianza de aves de importantes empresas avícolas que operan en Carolina del Norte.

Benigno recuerda sus inicios como trabajador en un rancho de ganado en Texas cuando apenas tenía 15 años. “Era 1978 cuando llegué por primera vez. Limpiaba cercas y juntaba leñas de los arroyos... me quedé solo unos meses y me regresé a México”.

Al siguiente año, volvió a cruzar la frontera con el propósito de llegar a Carolina del Norte y reencontrarse con su hermano mayor. Una vez en el estado, comenzó a laborar en un campo de tabaco, donde conoció a quien sería su esposa. La pareja se casó en 1998 y trabajó sin descanso durante 12 años hasta que, en 2009 tuvieron la oportunidad de comprar las granjas de aves del padre de Betina, quien es descendientes Cherokee.

Decidieron construir primero cuatro gallineros y tuvieron éxito. “El banco nos ayudó con un préstamo para alcanzar hasta ocho granjas”, cuenta a Qué Pasa. Con el negocio encaminado crearon “Twisted Sweetgum Farms”, nombre que le pusieron en honor a un árbol el Sweetgum que brindaba sombra en el patio de su casa y que estaba torcido.

En el desarrollo de su trabajo, los González han puesto en marcha prácticas de conservación del medio ambiente con el fin que el estiércol de las aves no contaminen el agua subterránea y de arroyos que se encuentran alrededor de sus granjas.

Reconocimiento

En agosto de este año todo el esfuerzo, dedicación y responsabilidad puesta en la crianza de aves, le valió a Benigno recibir el premio al Mejor Ranchero del Año” otorgado por la Organización Nacional de Empleados Hispanos Profesionales del Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NOPHNRCSE). El reconocimiento se le entregó en Spokane en el estado de Washington, frente a decenas de rancheros de Texas acostumbrados a recibir este galardón que ahora está en manos del inmigrante mexicano.

Benigno fue elegido ganador por varias razones, según explica a Qué Pasa, Yomarée Cortéz Díaz, conservacionista de suelo del Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS) en Carolina del Norte.

“Los criterios usados fueron las prácticas de conservación, cuán comprometido está con los recursos naturales y la ayuda comunitaria que brinda. En el caso del señor Benigno este último factor fue uno de lo más sobresaliente”, indica Cortéz. “El brinda  soporte a la comunidad latina, ha enseñado a leer y escribir, forma parte y colabora con organizaciones que apoyan a los latinos”.

Benigno sostiene que su familia y sus trabajadores además, ponen atención en un cuidado humano y responsable de las aves.

“Mientras los animales está bajo la responsabilidad de uno, es un deber que estén bien y que no les falte nada. Desde que llegan a nuestras granjas los tratamos de lo mejor”.

“Si caemos debemos de levantarnos”

Con una mirada en retrospectiva sobre sí mismo, sobre ese casi niño que en 1978 llegó a Estados Unidos en busca de un mejor futuro, a Benigno se le hincha el pecho de orgullo.

“Nunca pensé que fuera a alcanzar algo así. Es un gran logro para mi que me hace sentir orgulloso. Cuando fuimos a Washington había mucho ranchero del estado de Texas y muchos me felicitaron”, dice al recordar la emoción que le embargó cuando tuvo que recibir el premio.

Pero la alegría no es solo de él. “Mi hija y mis nietos me dicen ‘estamos orgullosos  de papi’”.

Benigno no deja pasar por alto la oportunidad para resaltar el aporte de la comunidad inmigrante en el país y el estado.

“Cuando hablan mal de nosotros, no lo merecemos.  No todos somos malos. Hay mucha gente que venimos a salir adelante, a triunfar”, dice con firmeza. ”Como comunidad  hispana enfrentamos problemas, pero si nos caemos nos tenemos que volver a levantar aún con más fuerza para seguir adelante porque a eso venimos a este país: a prosperar”.

Benigno González junto a su esposa, su hija y nietos.

Tags