Se encuentra usted aquí

Guterres alerta de una "batalla ideológica" contra los valores de la ONU

Naciones Unidas, 16 ene (EFE).- El mundo vive una "batalla ideológica" en la que los valores de paz, justicia, tolerancia y solidaridad sobre los que se fundó Naciones Unidas están "bajo ataque", alertó hoy el jefe de la organización, António Guterres.

"No olvidemos las lecciones de los años 30. Nunca puede haber sitio para el discurso del odio, para la intolerancia o la xenofobia", dijo Guterres en un discurso ante los representantes de los Estados miembros para marcar el inicio del curso 2019.

Como viene haciendo desde su nombramiento, el diplomático portugués recordó que "populistas políticos", "anticuados nacionalistas" y "fundamentalistas religiosos" tratan de explotar las inseguridades de la población en épocas de cambio como la actual.

Hoy, ideas "nocivas" que recuerdan al pasado están logrando popularizarse y saltar al centro del debate político, destacó.

Por ello, defendió que Naciones Unidas y los Gobiernos tienen que comprender "las ansiedades, los miedos y las preocupaciones de la gente" si quieren proteger los valores que defiende la organización.

"Tenemos que ir a las causas que llevan a la gente a sentirse abandonada en nuestro mundo en rápido cambio", insistió.

En ese sentido, Guterres abogó por seguir avanzando hacia una "economía verde", pero invirtiendo al mismo tiempo en "cohesión social, en educación, en nuevas habilidades y en redes de seguridad".

Según apuntó, no se puede olvidar al minero, al trabajador de la cadena de montaje ni a todos aquellos desamparados o golpeados por crisis que temen quedarse atrás.

"Necesitamos una nueva campaña sobre valores en favor de los derechos humanos y la dignidad humana que apreciamos y que debe hacerse real en las vidas de todos", explicó.

"Mostremos a todo el mundo que nos preocupamos", insistió el secretario general de la ONU.

En su discurso, Guterres pintó un retrato muy negro del mundo, con conflictos que amenazan a millones de personas, niveles récord de desplazados y con el hambre en aumento.

También destacó cómo las desigualdades siguen creciendo, cómo "la crisis climática está causando estragos" y cómo están aumentando las disputas comerciales y las amenazas al estado de derecho y los derechos humanos.

"En un contexto así, no es difícil entender por qué mucha gente está perdiendo la fe en la clase dirigente, dudando si sus gobiernos nacionales se preocupan por ellos y poniendo en duda el valor de las instituciones internacionales", apuntó.

Ante esa situación, Guterres hizo un llamamiento a los países a unirse y trabajar juntos para lograr progresos, construyendo sobre la base de algunos "éxitos" obtenidos durante el pasado año.

Entre ellos destacó el reciente cese de hostilidades impulsado por la ONU en partes de Yemen, el diálogo con Corea del Norte, la aprobación de pactos mundiales sobre migración y sobre refugiados o los acuerdos logrados en Polonia para combatir el cambio climático.

El clima es precisamente una de las áreas en las que Guterres quiere centrarse en 2019.

En septiembre, la ONU acogerá una cumbre climática de jefes de Estado y de Gobierno en la que la organización espera de los líderes "soluciones y compromisos" para hacer frente al que considera el mayor problema al que se enfrenta el mundo.

Guterres quiere además dar un gran impulso a otras dos áreas: la lucha contra la pobreza y la desigualdad y la gestión de los avances tecnológicos.

"La Cuarta Revolución Industrial continúa abriendo nuevas posibilidades para la sanidad, educación, asistencia humanitaria y muchas otras cosas. Pero junto a esos beneficios tenemos que responder a las perturbaciones en los mercados laborales, el uso militar de la inteligencia artificial y las atroces actividades en la internet profunda", señaló.

Tags