Se encuentra usted aquí

¿Qué es el bloqueo mental?

Se llama bloqueo a la incapacidad transitoria de un individuo para reaccionar ante una situación determinada. El bloqueo mental es la interrupción de un proceso mental. Esta interrupción impide la respuesta adecuada ante alguna situación. La persona que sufre un bloqueo se queda paralizada, imposibilitando así la capacidad para actuar o realizar una actividad concreta.

Así, hablamos de bloqueo mental cuando  nos quedamos en blanco, no somos capaces de pensar y expresarnos con claridad, nos sentimos estancados, sin poder articular una palabra ni un pensamiento coherente.

“Me quedé bloqueado, en blanco, no supe qué decir. Me hubiera gustado decirle lo que pensaba en ese momento, pero me bloqueé. No se me ocurrió nada.” Suelen decir las personas que sufren un bloqueo mental. Y muchas veces, las palabras que hubiera querido decir aparecen horas o días más tarde. 

El bloqueo mental genera frustración, ansiedad, culpa y vergüenza por la situación de imposibilidad en el que queda la persona. La persona se siente impotente por no haber podido reaccionar como hubiera querido. 

Se trata de una sensación muy incómoda en la cual no se logra coordinar las ideas. Uno se siente atrapado. En blanco. Bloqueado.  Sin poder reaccionar, contestar o pensar. Los procesos cognitivos se interrumpen y uno queda estancado. Puede ocurrir en cualquier contexto y en cualquier momento, ya sea en el trabajo, en un examen o en una discusión de pareja.

El bloqueo mental se manifiesta de diferentes maneras:

  • Sensación de no poder pensar con claridad. 
  • Capacidad para organizar los pensamientos, disminuida. 
  • Dificultad solucionar problemas que en otras circunstancias habrían sido sencillos.
  • Se experimenta una sensación de inmovilidad.
  • Mente en blanco.
  • Sensación de vulnerabilidad.

Consecuencias del bloqueo mental:

  • Estados de ansiedad: saber que puede sufrir un bloqueo mental puede provocar estados de ansiedad y síntomas como palpitaciones, sudores, nauseas, mareos, agitación respiratoria. 
  • Conductas de evitación: Las personas que padecen bloqueos mentales intentarán escapar de situaciones en las sientan les puede pasar
  • Procastinación: tratarán de aplazar la tarea que los atemoriza para evitar bloquearse.
  • Pensamientos negativos.
  • Sentimiento de inferioridad. 
  • Baja autoestima, juicios negativos sobre sí mismos.

Posibles causas del bloqueo mental
1. Baja autoestima: La inseguridad y la baja autoestima pueden causar un bloqueo mental. La persona se siente expuesta pues no confía en sí misma, por lo tanto está más propensa a sufrir bloqueos mentales. 
2. Timidez: Un grado extremo de timidez puede causar también un bloqueo mental. 
3. Frustración: Elevados niveles de frustración no permitirán a la persona seguir una línea de pensamiento, produciéndose el bloqueo. Especialmente si la persona no tiene recursos internos que le permitan sobreponerse a los fracasos.
4. Estrés: El agotamiento mental, las presiones, el estrés extremo suelen causar un estado de bloqueo mental. La mente ya no puede procesar los estímulos y se bloquea.
5. Elevados niveles de exigencia: La exigencia propia o de los demás puede convertirse en un enemigo cuando supera los niveles soportables. Esta exigencia puede ser intrínseca de la persona y provenir del entorno, bien sea social, laboral o académico. El temor a no cumplir las expectativas puede causar un boqueo mental. Es muy importante saber cuánto y cuándo exigirle a cada persona, para no causar el efecto contrario del que se busca. Es muy importante tener en cuenta esto con los niños, ya que si les exigimos  cosas que superen sus posibilidades les podemos estar generando un bloqueo mental y una baja autoestima para el futuro.
6. Situaciones traumáticas: Las personas que padecen bloqueo mental, pueden sufrido situaciones traumáticas como abandono, maltrato físico o psicológico en el hogar o en la escuela. Así, las situaciones traumáticas pueden desencadenar estados de bloqueo mental. 

¿Cómo superar el bloqueo mental?
 Es importante saber que en determinadas circunstancias cualquiera puede tener un bloqueo mental. Las situaciones de estrés, de examen, de exigencia, de miedo, pueden generar un bloqueo mental.

Entonces lo principal es no culpabilizarse por lo sucedido. 

Si uno no comprende que es algo que puede pasarle a cualquiera, generará más culpa, tristeza, frustración y ansiedad, complicando más aún la situación. 

Lo que más importante es distraer la mente y permitir que el flujo mental  vuelva a funcionar. Cuanto más nos tensemos, peor será el bloqueo. Así que la recomendación es relajarse.

Algunas ideas son: 

  1. Relajarse a través de ejercicios de respiración.
  2. Pensar en otra cosa.
  3. Moverse.  
  4. Distraerse con otras actividades como leer o escuchar música
  5. Decirle al otro: ahora no puedo, te contesto más tarde. 
  6. Aprender a controlar las emociones.