Se encuentra usted aquí

Amor en Navidad

ESPACIO INTIMO

Estudios demuestran que la conducta de tu hijo es en gran parte el reflejo de la relación entre tú y tú pareja y por lo tanto del ambiente en tu hogar.

Te invito a tener presente la importancia de que tú y tu pareja se sientan bien uno con el otro, logrando mantener la armonía entre los dos, para que así tu hijo también se sienta bien y dentro de esa misma armonía.

Nada mejor para un niño que unos padres felices, y en especial una mamá feliz. Es importante entender el impacto que tiene la enseñanza a través del ejemplo. Por ello te sugiero solucionar los conflictos, que aclaren los malos entendidos y superen los rencores que existan. Puedo ayudarlos si es necesario.

He aquí algunos consejos y técnicas que puedes poner en práctica para suavizar el ambiente en tu hogar y así no tan solo darle cosas materiales a tu hijo, sino también (y más importante) emocionales, psicológicas y espirituales que le darán las bases para un buen crecimiento y sano desarrollo.

1. Mantengan tú y tu pareja una actitud ABIERTA
Escucha y recibe los comentarios, recomendaciones, sugerencias de tu pareja y de tus hijos sin ponerte defensivo o defensiva. Se trata de tomar lo que el otro dice de manera seria y respetuosa. Evita la rigidez tomando una sola posición, la tuya. Se pueden compartir las ideas y revisar con atención sin ser rudo. Haz que tu pareja e hijos se sientan importantes a través de la participación.

2. Mantengan una posición HONESTA
Ser honesto es ser sincero sin necesidad de ofender o herir. Es valorar al otro. Al darles valor a todos en tu hogar podrás hablar con honestidad y confianza, con la seguridad de ser apreciado por ser sincero y así podrá haber tranquilidad.

3. Manténganse CONGRUENTES
La congruencia es la sintonía entre lo que dices y lo que haces. Has que tus acciones reflejen lo que dices. Si dices amar pero gritas, maltratas, o mientes estas siendo incongruente, por lo tanto difícilmente podrás tener paz en tu hogar.

4. Dar y recibir, evitando manipular
Pide lo que necesites directamente, con amor y sin rodeos. Llorar o pelear sin sentido para que los demás adivinen lo que quieres es manipulación, que lleva al resentimiento. Aceptar lo mucho o poco que te den con alegría, se trata de estar disponible para recibir con gusto.

Por otro lado, siéntete dispuesto a dar con gusto sin esperar nada a cambio. No importa lo mucho o poco que des, lo importante es cómo lo hagas y cómo te expreses.

Tu hijo y tu pareja merecen amor en navidad. Al crear un ambiente armonioso en tu hogar, le estarás dando el mejor regalo a tu hijo. Trata de mejorar tu relación de pareja, y si es difícil para ti, busca ayuda, estoy a la orden.