Se encuentra usted aquí

20 % de las chicas y 10 % de los chicos han sido victimizados por sus parejas

Reducir la violencia en las relaciones de los adolescentes en Estados Unidos es el objetivo de un nuevo programa introducido por las autoridades sanitarias federales.

Se trata de un problema común que puede tener efectos graves. Pero muchos adolescentes no reportan los incidentes porque tienen miedo de contárselo a sus familiares y amigos, señalan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

La agencia define la violencia en las relaciones adolescentes como violencia física, sexual, mental o emocional que ocurre durante una relación de noviazgo.

Incluye la persecución, y puede suceder en persona o mediante medios electrónicos, con la pareja actual o la ex pareja.

De los estudiantes de Estados Unidos que dijeron que estaban en una relación, el 21 por ciento de las chicas y el 10 por ciento de los chicos dijeron que habían sido víctimas de violencia física o sexual por parte de su pareja en los 12 meses anteriores, según los CDC.

Entre las personas que habían sido víctimas de violación, violencia física o persecución por parte de una pareja íntima en cualquier momento, el 23 por ciento de las chicas y el 14 por ciento de los chicos sufrieron de alguna forma de violencia de pareja entre los 11 y los 17 años de edad.

El nuevo programa de los CDC, llamado “Dating Matters: Strategies to Promote Healthy Teen Relationships” (algo como “temas del noviazgo: estrategias para fomentar unas relaciones adolescentes saludables”), busca promover unas relaciones respetuosas y no violentas en los jóvenes de comunidades de alto riesgo de las ciudades. Promueve los esfuerzos de prevención en las escuelas y los vecindarios, y con las familias.

“Una relación saludable se basa en el respeto y está libre de violencia”, enfatizaron los CDC.

Se pueden lograr unas relaciones adolescentes seguras y satisfactorias a través de la comunicación, la gestión de emociones como la ira y los celos, y al tratar a los demás con respeto.

“La violencia en las relaciones románticas es prevenible cuando los adolescentes, las familias, las organizaciones y las comunidades se unen para implementar unos esfuerzos efectivos de prevención”, según los CDC.